En 2016 aumentó el gasto en impuestos de matriculación y circulación de los españoles